Una adicción insaciable 

Odiaba las drogas, pero no podía evitar consumirlas. Las alucinaciones eran insoportables y los malestares interminables. Una noche, finalmente, mi cuerpo ya no soportó. Por la mañana, a mi madre no le