Laura Gubor interpretando a Andrea, la protagonista de Nada en el SAT teatre.

Laura Gubor, actriz de ‘Nada’: “Dar vida a las palabras de Carmen Laforet es un reto; dar vida a sus personajes, una aventura maravillosa”

Por: Roger Monells y Paula Jiménez

Entrevistamos a Laura Gubor, una de las dos actrices que interpreta la adaptación teatral de la obra de Carmen Laforet, Nada. Laura forma parte de la Compañía Teatre de Ponent, un grupo teatral que demuestra nuevamente con esta producción su apuesta por el teatro de texto, por la palabra y por una cuidada interpretación como piedras angulares del proyecto Teatre i Literatura, cuyo objetivo es acercar la literatura a estudiantes, jóvenes y adolescentes, con propuestas de gran calidad.

¿Cómo os sentís representando Nada, esta magnífica obra de Carmen Laforet, solo dos actrices? 

En mi caso, el hecho de interpretar a cinco personajes hace que tenga que estar en un estado de tensión constante durante toda la representación. Con cada entrada y salida detrás del biombo tengo que tener presente qué personaje se activa, cómo está este y en qué momento de la historia nos encontramos. Me encanta poder hacer esto, es decir, dar vida a cinco personajes tan diferentes y tan intensos. 

Nada es una obra que trata de muchas cuestiones. A la hora de ejecutar la obra ¿cómo os ponéis de acuerdo para escoger los temas que incorporáis en vuestra adaptación teatral? 

En realidad, esto es decisión del dramaturgo y de la directora. Una vez el dramaturgo hace la adaptación, la directora de la pieza es la que le da la personalidad a la representación. Aunque es verdad que en los ensayos hemos hablado mucho sobre ciertos temas en los que hemos podido acabar de dar nuestra opinión. 

¿Te identificas con los personajes que interpretas? 

Como actriz, cuando interpreto a un personaje, siempre intento buscar esas semillitas personales que me identifiquen con el mismo, aunque sea de manera muy pequeña. Por ejemplo, en el caso de Angustias, es evidente que yo no he vivido esa vida ni nada parecido a lo que ella representa, pero he querido entender en qué momento vive, qué le ha pasado en su vida y cómo se encuentra interiormente. 

Ella tiene una frustración y una rabia interna enorme y, como todos, yo muchas veces en mi vida he sentido rabia o frustración. Esas pequeñas semillas hacen que me pueda llegar a identificar con los personajes que interpreto. 

¿Es difícil hacer tantos personajes en una misma obra? 

Más que difícil, es intenso, aunque eso no quiere decir que representar a un solo personaje sea fácil. Para interpretar tantos personajes la clave es preparse muy bien cada uno, entenderlos y ver como actúa físicamente cada uno de ellos para poder cambiar en muy pocos segundos esa fisicalidad y sumarle el vestuario adecuado para acabar de darles vida en segundos. 

¿Cuánto tiempo tenéis para preparar los personajes? 

Nos dieron un texto un poco antes de empezar los ensayos para llegar a ellos con el texto aprendido. En esa etapa tú empiezas a ensayar y a ponerte en la piel de los personajes que se acaban de crear. En este montaje, los ensayos fueron de dos semanas. 

¿Participas en otras obras de teatro mientras interpretas Nada

Ahora mismo no, porque es muy muy dífcil compaginar proyectos. Y justo este proyecto supone un gran desgaste físico. Antes de esto he participado en multitud de proyectos teatrales y espero que después de este también lo haga. 

¿Qué opinión tienes del publico estudiantil? 

A priori” no es un público fácil. Muchas veces tenemos la suerte de que les interesa la obra, nuestra interpretación o algo, se enganchan y están atentos. Otras veces (pocas) tristemente se dedican a hablar, a hacer comentarios y a intentar boicotear nuestro trabajo. Cuando esto sucede, resulta muy díficil hacerlo.

¿Cómo lleváis a cabo dos pases seguidos para un público como es el adolescente?

Con mucha energía, echando toda la carne en el asador, respirando e intentando mantener la atención de nuestro público. 

Hablemos de tu formación, ¿dónde y cómo te formaste como actriz? 

En mi caso, tras acabar el bachillerato me fui a hacer una carrera técnica que acabé. Después de terminar mis estudios universitarios, hice dos años de teatro gestual, siguiendo el método “Lecoq” en una escuela de Barcelona. Cuando acabé me fui a Madrid un tiempo. Allí hice algunos cursos de interpretación, luego volví a Barcelona e hice las pruebas de acceso al Institut del Teatre. Conseguí una plaza para realizar la carrera de Arte Dramático especializado en Texto. Después de eso he hecho multitud de cursos y seminarios para seguir formándome. 

¿Tenéis un representante o compañía que os ayude a escoger donde trabajar? 

Yo sí, tengo representante pero solo en el tema audiovisual. En los trabajos teatrales, soy yo misma la que decide.

¿Qué significa para ti representar una obra tan prestigiosa como Nada? 

Darle vida a las palabras de Carmen Laforet es un reto y dar vida a sus personajes es una aventura maravillosa. 

¿Podrías contarnos alguna experiencia positiva o negativa que hayas vivido representando esta obra?

Como experiencia positiva me quedo con el día en que un chico del público levantó la mano para decirnos que lo último que quería del mundo era ir al teatro pero que tenía que reconocer que le había flipado la obra. Me encantó ver cómo alguien totalmente cerrado a ver una obra de teatro acabase felicitándonos públicamente. 

Como experiencia negativa destacaría el día que acabé un pase tan enfadada que tuve que echar una bronca porque me pareció increíble y tristísima la mala educación de algunas personas del público.

Redactor junior

close