/

Alumnos del PLAFA vemos ‘Nada’ en el teatro y conocemos la Fabra i Coats

Los estudiantes de 1º y 2º de Bachillerato del PLAFA realizamos una salida al teatro y visitamos la fábrica Fabra & Coats en el antiguo barrio de Sant Andreu

Por: Carla Serrano

El pasado 1 de diciembre todos los alumnos de primero de bachillerato y el grupo de segundo de Bachiciclos del Instituto Joaquima Pla i Farreras realizamos una salida al SAT (Sant Andreu Teatre) con el departamento de Lengua Castellana y Literatura para ver la adaptación teatral de Nada, una de las novelas más destacadas de la escritora catalana Carmen Laforet y que obtuvo el premio Nadal en su primera edición, en 1944.

Durante el camino, los alumnos, en pequeños grupos, hablábamos sobre nuestro día a día, el instituto, los exámenes, etc. Comentamos también cómo creíamos que iba a ser la obra que íbamos a ver, y las expectativas que nos había generado leerla en clase.

Después de caminar como gotas entre la multitud, llegamos al teatro del popular barrio de Sant Andreu, el SAT, donde tendría lugar la interpretación que iba a realizar la Compañía Teatre de Ponent. La obra, interpretada únicamente por dos actrices, una en el papel de Andrea y la otra, encargada de dar vida al resto de personajes femeninos de la obra original, resultó ser una magnífica adaptación de la novela original.

Una hora más tarde, salimos del teatro y las profesoras nos dieron tiempo libre para desayunar y pasear por el antiguo barrio de Sant Andreu. Antes de que el reloj tocase las 12 del mediodía nos encontramos de nuevo profesores y alumnos para realizar la última actividad de la mañana: la visita a la antigua fábrica Fabra & Coats, también en Sant Andreu.

Allí un trabajador de la antigua fábrica, fundada en 1837, nos explicó la historia de esta empresa y nos mostró la sala de máquinas, que aún se conserva en perfecto estado a pesar del paso del tiempo. En ese año el industrial gerundense Ferran Puig i Gibert, junto a su socio Jaume Portabella, se establecieron en Sant Andreu de Palomar, para fundar una importante fábrica de hilos y tejidos y que hoy es un espacio de creación artística.

Una vez finalizadas las dos actividades, y en el camino de vuelta a casa, los alumnos comentamos qué nos había parecido la obra y qué es lo que más nos había gustado de la excursión. Como aspectos positivos destacamos el nivel interpretativo de las actrices a la hora de representar a los diferentes personajes y la organización de la salida. En cuanto a los aspectos a mejorar, creemos que la obra se enriquecería con la presencia de más intérpretes. Aun así, consideramos que la obra, desde el punto de vista de las interpretaciones, de la dirección y del decorado, es una muy buena adaptación de la novela que hemos leído y analizado en clase. Sin duda, verla nos ha ayudado a entender mejor la novela de Carmen Laforet. 

Redactor junior

close